Saltar al contenido

¿Conoces el sorprendente origen de las empanadas?

octubre 29, 2021
siglo_XVIII_Piratas-epoca-colonial

La empanada criolla es un envoltorio de masa de maíz con un relleno que puede ser de cualquier ingrediente comestible y cuya cocción es resultado de la fritura en aceite.

Se supone que la antigüedad de la empanada es tan remota como el pan, que el origen está ubicado en Mesopotamia como lo sustenta el libro de recetas más antiguo que se conoce y que data de 1700 antes de nuestra era.

Una de las preparaciones de esa época puede ser vista como un antecedente de la empanada, puesto que consistía en hornear dos capas de masa de trigo entre las cuales colocaban un guiso de aves.

Es probable que los envoltorios de masa rellenos se difundieran por el mundo árabe, al norte de África, a las costas marroquíes y al sur de España. También puede atribuirse a los hebreos, que siguiendo un recorrido similar, llevaran esas recetas a Andalucía, pues ellos preparaban empanadillas que consumían en comidas rutinarias (2).

Desde tiempos medievales es posible suponer entonces, que el consumo de envoltorios de masa, rellenos de guisos que dependían de la imaginación del cocinero y como parte de las costumbres alimentarias de árabes y hebreos, tuvo una difusión geográfica desde Mesopotamia, trazando una ruta por el norte de África, para llegar a España.

La cultura gastronómica hispano árabe e hispano judía, registra la preparación de la empanada como un pequeño pastel frito en la región andaluza pues así se desprende de algunos libros de cocina del siglo XIII.

Desde tiempo inmemorial se considera que Andalucía ha sido la tierra de las frituras, por ejemplo, en la segunda década del siglo XVI, era considerada la empanada frita como uno de los platos que debía aprender toda mujer casadera para encontrar marido o al menos para ganar el sustento honradamente (3).

Los conquistadores españoles llevaron las empanadas al Nuevo Mundo: en México, los españoles sirvieron empanadas en el banquete ofrecido por el Virrey Antonio de Mendoza, con asistencia de Hernán Cortés, en 1538 (4).

En el caso de Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador, Chile y Argentina se supone que las empanadas fueron traídas por colonizadores españoles a las costas orientales desde mediados del siglo XVI y de ahí se difundieron por todo el imperio español.

En el siglo XIX el consumo de empanadas formaba parte de la cultura gastronómica del venezolano. Así por ejemplo en Caracas, las empanadas eran una oferta muy apreciada por los clientes de un bar muy concurrido llamado “El gato negro” (5). Igualmente entre los vendedores callejeros de la capital era muy común encontrar el que ofrecía arepitas fritas y empanadas (6).

En esa época las empanadas margariteñas eran famosas y más adelante, alrededor de 1940, además de comerlas en la casa, las familias pusieron pequeños ventorrillos en los zaguanes y las aceras para venderlas a vecinos y pasantes (7).

Te recuerdo que…

Al final de este artículo tendrás mucho contenido de interés y esperamos conocer tu opinión. Aquí te adelantemos un poco.

Hoy en día el consumo de empanadas se ha difundido por todo el territorio, llegando su distribución hasta los lugares más apartados, es un alimento que forma parte significativa de la dieta diaria de la persona latino americana, una parte de la comunidad Europea y diferentes zonas del continente asiático.

Las empanadas, además de formar parte de las preparaciones culinarias en el seno del hogar, son adquiridas por infinidad de comensales en cafeterías, restaurantes, bodegas y kioscos, en las plazas de caseríos y pueblos, en las puertas de las iglesias, en los tarantines en las playas, en estadios y terminales de autobuses y taxis, en los aeropuertos, en las fiestas patronales, en los barrios adyacentes a las grandes ciudades, en los centros comerciales y en las carreteras, ya que cualquier sitio es bueno para armar una venta de empanadas, siendo la empanada criolla un elemento básico en la dieta.

2) Sternberg R. La cocina sefardí. La riqueza cultural de la saludable cocina de los judíos mediterráneos. Barcelona-España, Editorial Zendrera Zariquiey, 1998.

3) Suárez M M. La empanada criolla en la historia y la tradición. Ediciones IVIC, 2010 (en prensa).

4) Díaz del Castillo B. Historia verdadera de la conquista de la Nueva España [1632]. México, Editorial Nuevo Mundo, tomo II, 1943.

5) Sales Pérez F. Costumbres venezolanas. Colección de artículos, New York, Imprenta y Librería de N. Ponce de León, 1877. Ver “El Gato negro”,1871.

6) Espinoza J A. Regionales. Paris, Garnier, 1898. 7 Gómez Á F. La empanada margariteña. Porlamar, Droguería Farmamigos, 2003.

7) Instituto Nacional de Nutrición (INN). Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico. Revisión 1999. Publicación Nº 52. Serie Cuadernos Azules. Caracas, 1999.

Settings